ACTUALIZACIONES GRATIS

viernes, noviembre 15, 2019

El entrenamiento físico de intervalos mejora la capacidad cognitiva a cualquier edad

SUSCRÍBETE

Los intervalos  mejoran el cerebro y la forma física de las personas de mediana edad y mayores

Correr agudiza la memoria y reduce el riesgo de demencia, incluso si comienzas a correr tarde en la vida. Toda actividad física es importante para la salud del cerebro, pero algunos tipos de ejercicio parecen ser mejores que otras actividades.

Existe una fuerte evidencia científica de que correr mejora la salud del cerebro y reduce el riesgo de enfermedades como el Alzheimer. En un estudio realizado a  principios de este año, los investigadores descubrieron que correr mejoraba la memoria de los ratones con Alzheimer. Los ratones “sedentarios” empeoraron. ¿Cómo podría correr mejorar la memoria? Sí,  correr crea nuevas células nerviosas y aumenta la producción del factor de crecimiento FDCN,  una proteína  asociada al  crecimiento nervioso.

En un gran  estudio que se realizó hace unos años, los investigadores siguieron a 153,000 corredores y caminantes durante doce años. Resultó que aquellos que corrieron o caminaron más de 25 km por semana tenían un riesgo 40 por ciento menor de morir de Alzheimer.

Pero si has pasado los cincuenta, ¿no es demasiado tarde para comenzar a entrenar?
No, nunca es demasiado tarde, muestra un nuevo estudio noruego de gran tamaño. El estudio incluyó a más de 30,000 personas. Algunos habían entrenado toda su vida, otros habían comenzado en la mediana edad. Resultó que aquellos que han hecho ejercicio a lo largo de sus vidas tienen un riesgo 50 por ciento menor de desarrollar demencia en comparación con aquellos que no han entrenado. Incluso aquellos que comenzaron a hacer ejercicio en la mediana edad habían reducido significativamente el riesgo de demencia.

En otro nuevo estudio , investigaron qué tipo de ejercicio era el mejor para mejorar el estado físico y la memoria en los ancianos. El estudio incluyó a 64 hombres y mujeres sedentarios entre las edades de 60 y 88. Los investigadores probaron su estado y memoria, especialmente la capacidad de recordar  (dónde estacioné el auto ayer y hoy, por ejemplo). Es un tipo de memoria que a menudo empeora con los años y puede ser el comienzo de un deterioro cognitivo que termina con demencia.

Después de las pruebas, a algunos participantes se les permitió ir al laboratorio tres veces por semana para hacer estiramientos (eran un grupo de control), mientras que el resto se dividió en dos programas de ejercicios. 

Uno de los grupos de entrenamiento caminó en la cinta tres veces por semana durante 50 minutos. 

El otro grupo corrió a intervalos tres veces a la semana y la pendiente de la cinta se incrementó durante cuatro minutos, de modo que la frecuencia cardíaca aumentó a aproximadamente el 90 por ciento de la frecuencia cardíaca máxima, seguida de tres minutos de caminata fácil. 

Esto se repitió cuatro veces. Por lo tanto, fueron intervalos para personas mayores no capacitadas.

Después de 12 semanas, todos volvieron a hacerse la prueba. Los que corrieron intervalos tuvieron mejoras significativas tanto en la resistencia física como en la memoria. Cuanto mejor sea la condición, mejor será la memoria. El cuerpo y el cerebro estaban conectados. 

Además, mejoraron las funciones ejecutivas para ambos grupos de entrenamiento pero no en el grupo de control. Los investigadores no pudieron encontrar ningún factor (como FDCN ) en el cerebro que afectara estas adaptaciones, pero eso es lo que pretenden investigar más.

Nunca dejes de desafiarte a ti mismo

La conclusión es que nunca es demasiado tarde para mejorar el estado físico y el cerebro. Lo físico y lo mental son dos lados de la misma persona. Incluso a medida que se envejece, uno debe desafiarse a sí mismo para que el corazón trabaje un poco más,  (por ejemplo unos 4 minutos  intensos, 4 veces,  con unos minutos de descanso entre ellos). 

Cuando el corazón funciona, el cerebro también funciona. Puede ser suficiente subir una colina a un ritmo rápido o aumentar el ritmo entre dos luces de la calle en la caminata habitual.

por Johan Renström




SUSCRÍBETE

ACTUALIZACIONES GRATIS