ACTUALIZACIONES GRATIS

lunes, febrero 12, 2018

Vencer la procrastinación

¿Te resulta difícil comenzar con el trabajo que debe realizarse? ¿Esperas hasta el último momento antes de empezar a trabajar? La procrastinación, o el posponer conscientemente lo que se debe hacer hoy, es un problema común,no sólo para una persona con TDAH sino para muchas personas hoy en día. Tiene menos que ver con los rasgos personales que con el comportamiento. De la misma manera que una vez aprendiste a ocuparte siempre de las tareas en el último momento, puedes aprender a actuar de manera diferente. Con la ayuda de ideas psicológicas sobre la motivación, las recompensas y las distracciones, puedes aumentar la probabilidad de completar tus tareas a tiempo.

En esta serie de artículos recibirás consejos prácticos sobre cómo cambiar tu enfoque de los patrones de comportamiento aprendidos, así como cómo lograr tus objetivos a través de una mejor estructura, administración del tiempo y resolución de problemas. Hacer las cosas a tiempo no tiene por qué ser agotador: cosas como pausas para el café, descanso y amigos son algunas maneras agradables de hacer que tus tareas sean más fáciles de manejar.

Los consejos se basan en estudios científicos realizados por destacados investigadores en los campos de motivación, establecimiento de metas y procrastinación. Se te proporcionarán ejercicios y principios de tratamiento de la terapia cognitiva conductual en áreas como el manejo del estrés y la postergación.




#1 La importancia de establecer metas realistas


"Esta vez las cosas serán diferentes"

Un problema común cuando se trata de formular objetivos es realizar una evaluación realista del esfuerzo requerido. Tendemos a basar nuestras estimaciones de cuánto tiempo y esfuerzo se necesita en experiencias previas con tareas similares. Lamentablemente, esta puede ser una fuente de información poco confiable. A menudo nos olvidamos de todas las dificultades que encontramos la última vez que trabajamos para alcanzar un objetivo, y por lo tanto, tendemos a subestimar el tiempo que realmente necesitamos para completar la tarea.

Tu ser presente, la persona que establece objetivos a largo plazo, en otras palabras, no es el mismo yo que luego tendrá que trabajar para lograrlos. Los objetivos demasiado ambiciosos pueden ser inspiradores cuando los estás formulando, pero si faltan las condiciones prácticas para alcanzarlos, es probable que falles y te culpes por no haberlo logrado.

Haz

Piensa en cuán realista es tu objetivo examinando tu posibilidad actual de lograrlo. Una buena regla empírica es que hoy deberías dar el primer paso hacia la meta.


#2 Recompensa tu trabajo

ACTUALIZACIONES GRATIS