ACTUALIZACIONES GRATIS

miércoles, julio 01, 2015

TDAH MÉTODOS ACTUACIÓN

SUSCRÍBETE

TDAH: Un reto para la condición de padres. Métodos de actuación

Adquirir conocimiento del TDAH

El primer paso debe ser aceptar el trastorno y auto convencerse  de que no es culpa de los padres, no es culpa de nadie. No hay que pensar que es culpa de no haberle prestado mucha atención o de no haberle sabido educar. Para su entendimiento es imprescindible conocer en profundidad el TDAH.

Se tienen que aceptar las limitaciones del niño y entender que lo que hace no se debe a una intencionalidad. Muchas veces los niños no hacen mejor las actividades porque no quieran, sino porque no pueden debido a los déficits en sus funciones ejecutivas cerebrales.

Es importante ser conscientes  de las habilidades y de los aspectos positivos de los hijos. 

A  veces sólo nos fijamos en los errores y fallos de  éstos y pasamos por alto sus habilidades y virtudes.

Los padres tienen que estar informados sobre el trastorno de su hijo. Para ello tienen que asistir  reuniones, escuelas de padres, conferencias, leer libros sobre el tema, buscar información en Internet?. Aquí conocerán pautas para mejorar el apoyo y la conducta de su hijo, conocer a padres que se encuentran en la misma situación y recibir un apoyo extra.

                           TDAH MÉTODOS ACTUACIÓN

Fortalezas y debilidades de la familia.

Los niños con TDAH necesitan vivir en un ambiente estructurado y ordenado. Para ello debemos evaluar cual es nuestra situación familiar, cuáles son nuestras fortalezas, cuales nuestras debilidades e intentar mejorar el clima familiar para darles la estabilidad que necesitan. La casa, los horarios, las actividades deben estar organizadas con tiempo, evitando cambios inesperados.

Los niños con TDAH están continuamente controlados  y recibiendo reprimendas a todas horas.  Esto es insufrible para cualquier persona, por lo que es mejor tratar de pasar por alto las infracciones menores y centrarse sólo en aquellas que son más relevantes. Comprender que requieren de mayor supervisión.

Los hijos son lo más importante para los padres y a veces puede suceder que éstos se dediquen tanto a ellos que se  olviden de ellos mismos. Por eso es importante  aprender a relajarse y dedicar tiempo  a realizar sus propias actividades favoritas. Por ejemplo, dedicar un día a la semana a iros a cenar los dos solos o dar un paseo. Es necesario descansar una temporada para `recargar pilas`, no hay que tener miedo en dejar al niño en un campamento o con los abuelos? Tanto los padres como los hijos se beneficiaran de ello.

Fortalecer su autoestima.

Ayudar  al niño a fortalecer su autoestima, haciéndoles sentirse comprendidos y valorados.Cada esfuerzo que hace su hijo tiene que ser reforzado de manera positiva y tener presente que  lo que para nosotros quizás no suponga un esfuerzo, para ellos éste puede ser grande.

El niño tiene que saber que siempre vais a estar con él para ayudarle y apoyarle. Es fundamental preguntarse: `¿Mi hijo siente que yo le quiero y que siempre me va tener?`. Debido a sus problemas en las relaciones sociales y  a su autoestima generalmente baja, tienen miedo a ser rechazados y abandonados.

Aprender a mantener una buena comunicación asertiva.

Tener una buena comunicación influye en gran medida en la autoestima, teniendo efectos muy beneficiosos cuando la comunicación entre las personas es la adecuada. Cuando los niños con TDAH mantienen una comunicación fluida y de confianza con sus padres, familiares o amigos, se crea un ambiente totalmente favorable para la superación de los fracasos del niño. Deben sentirse escuchados y que lo que dicen nos importa y no emplear con ellos un lenguaje complicado para facilitar su comprensión.

Aprender a establecer Límites y normas

Las normas están siempre presentes en sus vidas: en el colegio, en casa? Incluso hasta en su tiempo libre, los niños tienen que acatar unas normas.  Tienen muchas e impuestas.

Los adultos queremos que el niño las cumpla y no importa que esté de acuerdo o no. Es decir, cuando se pone una norma no se tienen en cuenta a los niños, que son los que se van a encargar de ejecutarla. Además, siempre hay `alguien` que tiene la función de exigir que se cumplan. Ellos saben que si  no  cumplen las normas, la consecuencia será algún tipo de sanción; por ejemplo, un grito, un castigo?

Tanto la norma como la sanción muchas veces dependen del estado de ánimo de las personas que las crean. Por ejemplo, un día se les puede echar una gran bronca porque  no han recogido su cuarto; sin embargo, otro día, si se está de mejor humor, no se les dice nada. Esto originará confusión en los niños.

Enseñarle a desarrollar su autonomía y los hábitos de estudio.

Es fundamental dar la oportunidad a los niños de conseguir progresivamente un mayor grado de autonomía, que les permita lograr mayor responsabilidad y consecuentemente una mejor autoestima.

Es conveniente dar la oportunidad de que los niños comiencen a comer solos, vestirse y asearse solos, así como a realizar las tareas del hogar de forma vigilada en un principio, y autónoma cuando ya se hayan adquirido dichos hábitos. Sabemos que al comienzo se vestirán mal, comerán mal y se mancharán más y harán las tareas del hogar de forma errónea, pero esta es la única manera de promover un buen desarrollo armónico en el niño, así como la única forma de crear los hábitos que nosotros deseamos que vayan adquiriendo.

Quizás el llevar a cabo esta tarea, suponga romper con muchos de los patrones conductuales que universalmente se han considerado correctos en la educación de nuestros hijos en la actualidad, como ya explicaremos en la correspondiente sesión.

Modelar sus conductas.

Como en cualquier intervención psicopedagógica es necesario seguir unas estrategias determinadas para conseguir que los niños aprendan a controlar e inhibir su conducta impulsiva por medio de las instrucciones que le damos, asegurándonos que nos escucha, evitando ser impositivos, ayudándole en la adquisición de nuevas autonomías, fomentando el lenguaje interno; así como también, a que aprenda a expresar de manera controlada sus emociones animándole a expresar sus emociones de forma asertiva y reflexionando sobre las mismas.

Mantener una buena relación Padres-Colegio.

Es imprescindible para mejorar las relaciones entre padres-escuela, que ambas partes conozcan y acepten las funciones de cada uno y que participen de una relación positiva. Por ello, trabajamos con los padres como pueden trabajar con la escuela, que es lo que deben exigir a los profesores, lo que deben solicitar para que el contexto educativo se adapte a las características de cada niño (adaptaciones del ambiente, de la tarea, etc).



BIBLIOGRAFÍA


TDAH: un reto para la condición de padres. Guía para padres. Fundación CADAH.



SUSCRÍBETE

No hay comentarios:

ACTUALIZACIONES GRATIS