ACTUALIZACIONES GRATIS

jueves, febrero 28, 2013

Adultos con déficit de atención TDAH, funciones ejecutivas y conversación para objetivos

www.atencion.org

Este artículo describe 

1. Las maneras en que los síntomas principales del TDA/H en Adulto dificultan la capacidad de coordinarse con los demás en el trabajo, la familia y/o los amigos. 


2. Los pasos básicos de un compromiso entre personas, y los problemas habituales en los adultos con TDAH. 

3. Algunas estrategias de entrenamiento.




Los individuos con TDA/H experimentan con frecuencia problemas en las relaciones interpersonales como resultado de su dificultad para comunicarse, y hacer un correcto seguimiento de sus compromisos. 

Por lo general, los adultos TDAH tienen que arreglárselas solos para mejorar sus destrezas comunicativas, sobre todo cuando se trata de coordinarse con otros en pos de lograr ciertos objetivos, sin comprender exactamente qué áreas necesitan mejorar.

Los déficits en destrezas comunicativas del adulto que padece TDA/H no son sólo falta de habilidades, sino también  una falta de eficiencia y confianza en el uso de las destrezas que ya han sido adquiridas.

Las funciones ejecutivas son los procesos mentales en las conductas dirigidas a metas. Por ejemplo una persona se representa mentalmente una meta que debe o quiere conseguir (ej, ordenador la habitación), se retroalimenta con los resultados que va obteniendo, y declara logrado el resultado final basado en la comparación con un standard o modelo. 

Sin embargo,  en las personas identificar y lograr objetivos,  la mayoría de las veces implica coordinarse con otros a través de la conversación.

¿Qué dificultades para comunicarse tienen los adultos con déficit de atención TDAH?

Dificultad para prestar atención cuando le hablan, no escucha toda la información

Cansancio, sueño, apatía

Parece ignorar a los demás

Dificultad para tomar turnos en la conversación (tendencia a interrumpir con frecuencia)

Dificultad para dar seguimiento a las tareas y/o responsabilidades

No detecta pistas sociales

Comparte información inapropiada

Se siente desbordado o abrumado, y se desconecta

Pensamientos desorganizados o dispersos

Divaga o se sale del tema durante las conversaciones

Termina la conversación de forma abrupta



¿Cuándo lograr objetivos es cosa de dos?


 Llamamos “conversación  para objetivo” a los pasos básicos de un compromiso entre personas, diríamos que esos pasos son los siguientes:

  1.          Una persona pide algo.

  2.          La otra promete cumplir.

  3.          Quien prometió declara haber cumplido.

  4.          Quien hizo el pedido declara cumplido lo que se pidió.

                              
¿Cuáles son los problemas habituales?

1. Un primer problema habitual dice relación con personas con TDAH que no saben pedir algo u ofrecer algo.

Y aquí tenemos dos situaciones.

La primera guarda relación con personas que simplemente no pedimos o no ofrecemos en determinados roles de nuestras vidas o bajo determinados contextos.

Hay quienes, por ejemplo, sabiendo pedir al interior de la familia, suelen no hacerlo en la oficina, o con determinados amigos por falta de asertividad.

La falta de asertividad (asertividadcomunicación sin ansiedad) también se manifiesta en que no nos ofrecemos y, en consecuencia, asumimos un papel pasivo en mostrarnos como posibilidad para algo que necesitan o desean los demás. Si estos otros no nos «descubren», estamos condenados a pasar inadvertidos en cuanto recursos valiosos.

Los adultos TDAH, por lo tanto, muchas veces no toman las riendas en hacerse reconocer en lo que valen, sino que quedan sujetos al accidente del descubrimiento de sus talentos,  deseos y necesidades por otros.


Lo segundo es que las personas con TDAH a veces esperan que lo demás adivinen lo que les inquieta o importa o creen hacer peticiones u ofertas que no suelen ser escuchadas como tales. 

Incluso muchas veces confunden lo que piensan con lo que realmente dicen.

Algunos piensan, por ejemplo, que decir que algo no les gusta es equivalente a pedir que eso se modifique, y  las cosas muchas veces seguirán como estaban, simplemente porque no se hizo una petición concreta y clara.

Muchas veces caemos en el resentimiento culpando a los demás por no cumplir promesas que no nos atrevimos a o no supimos pedir.

2. El segundo problema es que desde el lado del oyente de una petición u oferta, también pueden producirse problemas. Particularmente cuando no sabemos aceptar ofertas o rehusar pedidos.


Es común  la situación en la cual una persona (un jefe, esposo o hijo) le pide algo a una persona con TDAH mientras que este está inmerso en alguna actividad o navegando dentro de su mente. La persona con TDAH dice que "sí" aunque en realidad está con la mente en otro lado y no ha escuchado bien la petición.  

Otras aceptamos más compromisos que los que de manera realista podemos hacer, porque no hemos priorizado y sacado un buen cálculo de nuestro tiempo, energía y capacidades.


Otras veces, por ejemplo, decimos «Sí» a un pedido que consideramos que no debiéramos haber aceptado y pagamos un alto precio en autoestima  cuando no somos capaces de decir «No» aún sabiendo que el pedido desborda nuestra capacidad o derechos ¿Cómo se manifiesta eso en nuestras relaciones con los demás? ¿Qué consecuencias trae en nuestras vidas?. 

3. El tercer problema es muy común entre personas con TDAH y guarda relación con la acción comprometida y con sus condiciones de satisfacción.

Ahora estamos ante una situación en la que se hizo una petición o una oferta y ésta fue aceptada. Sin embargo, lo que el orador entiende que se prometió resulta ser diferente de lo que entendió el oyente. 

Ambos, sin embargo, operan bajo el supuesto de que esa promesa se hizo y que será cumplida. Ambos, por lo tanto, tomarán acciones descansando en ese supuesto, sólo para comprobar más tarde que lo que esperaban que ocurriera no sucederá.

Quien espera que se cumpla con la acción prometida verá frustradas sus expectativas, como también las verá quien descubra que lo que realizó para cumplir con lo prometido no produce la satisfacción esperada. 


4. Examinemos, por último, lo que sucede cuando, esta vez, se concreta una promesa con claras condiciones de satisfacción pero no se establece con claridad su fecha de cumplimiento. 

Una promesa que no específica con claridad el tiempo en el que debe cumplirse, no es una promesa. 

Quien espera su cumplimiento no está en condiciones de descansar en el hecho de que tal promesa se cumplirá, dado que no se sabe cuándo ello podría suceder. 

Es más, al no especificarse cuándo debe cumplirse la promesa, tampoco hay espacio para reclamar, dado que siempre puede argüirse que en algún momento, más temprano o más tarde, lo prometido se cumplirá. 

Una promesa que no especifica el factor tiempo, no obliga y, por lo tanto, en rigor no puede considerarse una promesa.

Cuando hacemos una promesa, nos comprometemos en dos dominios: sinceridad y competencia. La sinceridad, es que lo que decimos es lo que creemos. La competencia guarda relación con  que la persona que hizo la promesa está en condiciones de ejecutarla efectivamente, de modo de proveer las condiciones de cumplimento acordadas.

Cuando falta cualquiera de estos dos factores, sinceridad o competencia, la confianza se ve afectada. 

Normalmente decimos que confiamos en alguien que hizo una promesa, cuando juzgamos que esa persona es sincera y competente al hacerla. La desconfianza surge del juicio que hacemos de que, quien promete, carece de sinceridad y/o de competencia y que, por lo tanto, no podemos asegurar el cumplimiento.


Estrategias de Entrenamiento

Los medicamentos, el deporte, la meditación basada en la respiración,  producen cambios directos en la función ejecutiva del cerebro, y por tanto ayudan a los niños y adultos que padecen TDA/H a aprender y a usar las destrezas para comunicarse de manera más eficaz.

En muchos casos, una dosis efectiva de medicamento dará a un adulto que padece TDA/H el impulso en autocontrol y concentración necesario para utilizar las destrezas sociales recién adquiridas, en el momento adecuado. Sin embargo, los medicamentos por sí solos no suelen ser suficiente para ayudar a adquirir las destrezas

Los adultos con TDA/H que deseen practicar sus destrezas en el arte de la conversación eficaz deben considerar los siguientes elementos cuando busquen una intervención efectiva.

Conocimiento. Con frecuencia, las destrezas para comunicarse pueden mejorar significativamente cuando existe una comprensión de las mismas, así como también de las áreas que necesitan mejorarse.

Actitud. Los individuos con TDA/H deben tener una actitud positiva y estar abiertos a la evolución de sus destrezas comunicativas.

Metas. Los adultos que padecen TDA/H tal vez deseen elegir y elaborar un objetivo por vez, basándose en la autoevaluación y la evaluación de los demás.

El eco. Las personas que tienen problemas por falta de información debido a sus dificultades en prestar atención durante una conversación tal vez se beneficien de desarrollar un sistema para comprobar con los demás lo que escucharon: 

"Te escuché decir eso. ¿Entendí bien? 

¿Me faltó algo?" 

"Por favor, dime lo que me escuchaste decir".

Observar a los demás. Los adultos con TDA/H pueden aprender mucho observando a los demás mientras hacen lo que ellos necesitan aprender a hacer. Tal vez deseen intentar seleccionar modelos, tanto en el trabajo como en sus vidas personales, que los ayuden a crecer en esa área. La televisión también puede proveer modelos para imitar.

Juego de roles. Practicar con otros las destrezas que necesitan es una buena manera para que los individuos que padecen TDA/H reciban retroalimentación y mejoren así sus destrezas sociales.

Visualización. La visualización puede usarse para obtener práctica adicional y mejorar la capacidad de la persona para aplicar las destrezas en otros ambientes. Aquellos que necesitan práctica en destrezas sociales pueden decidir qué desean hacer y ensayarlo en sus mentes, imaginándose que están realmente usando la destreza en un ambiente en el que estarán, con las personas con las que realmente interactuarán. Pueden repetirlo tantas veces como sea posible para ayudar a "sobreaprender" la destreza. De esta manera, pueden obtener experiencia en el mundo "real", lo cual aumentará en gran medida su probabilidad de éxito.

Usar una agenda o una libreta, en dónde anotar todos los compromisos que hemos establecidos con otros.


Más adelante profundizaremos sobre cómo distinguir entre conversaciones sobre historias, conversaciones sobre posibilidades y las conversaciones para objetivos que son las que trata este artículo, y también mencionaremos la importancia de identificar desde que rol hablamos, y cual es la organización o juego al que pertenece.

http://www.atencion.org

No hay comentarios:

ACTUALIZACIONES GRATIS