ACTUALIZACIONES GRATIS

lunes, diciembre 17, 2018

¿Cuál es el mejor ejercicio físico para controlar los síntomas de TDAH?

SUSCRÍBETE


Es posible que ya hayas escuchado que el ejercicio regular puede mejorar tu estado de ánimo. Si tienes TDAH, el entrenamiento hace mucho más que hacerte sentir bien. También te puede ayudar a controlar síntomas del TDAH.





Incluso una sola sesión de ejercicio físico puede motivarte a realizar tareas que impliquen esfuerzo mental sostenido, aumentar tu capacidad de concentración, darte energía y ayudar a que te sientas menos confundido. 

El ejercicio físico actúa en varías áreas de la misma manera que la medicación.


Sin embargo, para obtener estas recompensas, debes ejercitarte en el modo y cantidad correcta. La clave es encontrar una actividad que se ajuste a tu estilo de vida y luego seguirla.

Aprovecha al máximo el movimiento! Los efectos del ejercicio, a corto plazo, solo duran un  tiempo, al igual que los medicamentos. Piensa en tu entrenamiento como "dosis" de medicamento. Trata  de realizar al menos una actividad de 30 a 40 minutos, 4 o 5 días a la semana.

El ejercicio que elijas dependerá de ti, pero asegúrate de que sea "moderadamente intenso", lo que significa que durante su entrenamiento:

  • Tu ritmo cardiaco aumenta.
  • Respiras más fuerte y rápido
  • Sudas
  • Tus músculos se sienten cansados

Habla con tu médico si no estás seguro de cuán intenso debe ser tu ejercicio físico. Es posible que te recomiende usar un monitor de frecuencia cardíaca o algún otro dispositivo para asegurarse que aproveches al máximo tu entrenamiento.

Tipos de ejercicios


El ejercicio aeróbico, es todo lo que hace latir tu corazón. Debes algo que aumente su ritmo cardíaco y lo mantenga allí durante un tiempo determinado, entre 30 a 40 minutos.

El ejercicio aeróbico crea nuevas vías en tu cerebro y lo inunda con los químicos que te ayudan a prestar atención.

Actividades recomendadas de ejercicio aeróbico:


  • Correr



  • Caminar enérgicamente



  • Andar en bicicleta



  • Natación


Puedes  realizar estas actividades al aire libre o en interiores, pero si tienes la  opción, sale al aire libre!. Los estudios demuestran que sólo estar en la naturaleza mientras te mueves puede reducir los síntomas del TDAH incluso más que cuando te ejercitas con más intensidad dentro de casa o un recinto cerrado.


Ejercicios de mente y cuerpo:

Los expertos dicen que cuanto más complejo sea su ejercicio, mejor será para tu cerebro . Los deportes como el karate, el taekwondo, el jiujitsu y el judo se centran en el autocontrol y en unir la mente y el cuerpo.



Cuando haces artes marciales, obtienes entrenamiento en habilidades como:


  • Enfoque y concentracion
  • Equilibrio
  • Sincronización
  • Memoria
  • Consecuencias de las acciones.
  • Las habilidades motoras finas

Si las artes marciales no son lo tuyo, otras actividades físicas que también desafían tu mente y cuerpo son:


  • Escalada


  • Danza


  • Gimnasia




  • Yoga


  • Entrenamiento de fuerza.


Si recién estás comenzando con el ejercicio, haz actividades aeróbicas como caminar o trotar al principio. Después de haber estado en ello por un tiempo, agrega  un poco de trabajo de fuerza para introducir variedad.

Ejercicios de fuerza para hacer en casa:


  • Sentadillas


  • Lagartijas


  • Dominadas




  • Levantamiento de pesas


Deportes de equipo

Si te unes a una liga o clase de  fútbol, volley, basquetbol, puede ser justo lo que necesites para activarte y el moverte varias veces a la semana. Los deportes organizados tienen todos los beneficios del ejercicio físico, con la ventaja adicional del grupo social para motivarte.

El trabajo en equipo perfecciona tus habilidades de comunicación y te ayuda a pensar en sus acciones y planificar con anticipación. Ser parte de un equipo también puede mejorar tu autoestima.

Cómo mantenerlo


Al igual que la medicina, el ejercicio solo ayuda a tratar el TDAH si lo mantienes. Pero si tienes problemas con la capacidad de atención y la preseverancia, ¿cómo mantienes el rumbo? Prueba  estos consejos:

Mantenlo interesante. Cambia el tipo de ejercicio. Puedes no hacerlo rutinario si cambias tu actividad todos los días o semanas.

Encuentra un compañero. Un compañero de entrenamiento puede ayudarte a mantenerte en el camino mientras sudan.

Muévete por la mañana. Si se ajusta a tu horario, haz ejercicio a primera hora de la mañana (antes de tomar tu medicamento, meditar, o revisar tu agenda). De esa manera, obtendrás  el mayor.


Mantener los medicamentos. El ejercicio puede darte una gran ventaja sobre tus síntomas de TDAH, pero no reemplaza necesariamente tu medicamento. No interrumpas tus otros tratamientos a menos que el profesional que te trata lo autorice.

SUSCRÍBETE

ACTUALIZACIONES GRATIS