ACTUALIZACIONES GRATIS

jueves, mayo 31, 2018

5 pasos para una relación más sana con el teléfono móvil


Es lo último que tocas antes de dormir y lo primero que coges cuando te levantas por la mañana. Ahora, que todo desde noticias y entretenimiento hasta bancos están en nuestros teléfonos, se han vuelto más difíciles de eliminar de nuestra vida.



Al mismo tiempo, hay cada vez más estudios advirtiendo sobre los riesgos del uso excesivo de teléfonos inteligentes. Estamos sentados más que nunca debido a la tecnología. El hábito de revisar el teléfono tan pronto como tenemos un segundo nos hace perder los momentos que el cerebro necesita para la asociación y la creatividad libre. Y cuanto más tiempo pasamos revisando nuestros redes sociales, más deprimidos nos volvemos.





Desde el punto de vista psicológico, no es de extrañar que quedemos atrapados fácilmente en nuestros teléfonos. La técnica está diseñada para capturar y mantener nuestra atención y presionar todos los botones correctos para ello. Las recompensas rápidas, los potenciadores sociales y las sugerencias de contenido nuevo en cuanto el interés comienza a decaer son ejemplos de ganchos que los desarrolladores integran en las aplicaciones para mantener nuestra atención. Tener un teléfono en el bolsillo es como caminar constantemente con una bolsa de caramelos. Es difícil no comer uno.

La pregunta se ha planteado sobre cómo mantener la salud en relación con esta tecnología. ¿Es la solución, como algunos abogan, cerrar tu cuenta de Facebook y volver al viejo Nokia 3310, que precedió a los teléfonos inteligentes. Tal vez. Al mismo tiempo, la tecnología permite muchos hábitos que son buenos para la salud, como mantenerse en contacto con familiares que viven lejos o encontrar personas similares que comparten tus intereses.

¿Cómo obtener los aspectos positivos del uso del teléfono y minimizar los riesgos para la salud? Se trata de encontrar un equilibrio, donde tú controlas cuándo y cómo usar el teléfono, en lugar del teléfono controlandote a tí.

Aquí hay cinco consejos para ayudarte a recuperar el control de tu smartphone:

1. Elimina u oculta las aplicaciones que consumen tiempo. ¿Sucede que levantas el teléfono para revisar una mensaje y te quedas 15 minutos revisando el flujo de noticias? Los estudios demuestran que las aplicaciones con las que las personas pasan más tiempo a menudo son las que menos les gusta usar. Muchos servicios están diseñados para mantener nuestra atención incluso después de que hayamos llevado a cabo la acción que nos hizo abrir el app inicialmente. Después sientes que has perdido mucho tiempo haciendo nada. ¿Tienes alguna de esas aplicaciones en tu móvil? Por ejemplo, Facebook, Instagram, Snapchat y juegos.

Intenta eliminarlos por dos semanas y verás qué pasa. Lo más probable es que después de una incomodidad inicial te sientes cómodo con ella. Si eliminarlo siente como un gran paso, intenta mover el ícono desde la pantalla de inicio. Por ejemplo, puedes agregarlos a una carpeta dentro de una carpeta para no tener un acceso directo.

Elevar el umbral para ingresar a las aplicaciones reduce el riesgo de volver a los viejos hábitos.

2. Desactive todas las notificaciones excepto las necesarias. Si te interrumpe en el trabajo que estabas haciendo, lleva unos 20 minutos encontrar el mismo enfoque que tenías antes de la interrupción. Si bien puede parecer que eres efectivo cuando haces múltiples tareas, los cambios son estresantes para el cerebro y te cansas más rápido. En lugar de tener avisos de correos electrónicos que aparezcan en las pantalla, revisa la bandeja de entrada en determinados momentos ya planificados.

Lo mismo ocurre con el tiempo libre. ¿Cuando estás tomando un café con un amigo, concéntrate en la conversación en lugar de intentar tener tres conversaciones a través del chat al mismo tiempo? Hacer una cosa a la vez se paga a largo plazo.

3. Elimina la navegación pasiva en las redes sociales. Las redes sociales facilitan la interacción con otras personas y los vínculos sociales son algo que generalmente es bueno para la salud. Por otro lado, pasar pasivamente en el flujo de noticias, ha probado causar depresión y ansiedad. Nos alimentamos con imágenes de las vidas aparentemente encantadoras que todos los demás parecen tener, algo que fácilmente despierta la envidia y la inferioridad.

Si notas que estás navegando las redes sin sentido, es una señal de que es hora de guardar el teléfono. Puede ser difícil, como se mencionó anteriormente, las aplicaciones están diseñadas para mantenernos. Puedes decirte a tí mismo que solo debes tomarte un breve descanso. Deja tu teléfono y pregúntate si todavía te parece tan importante que desea continuar. A menudo es más fácil pensar cuando no tienes la pantalla enfrente tus ojos.

Esto es especialmente importante si te sentías deprimido incluso antes de ingresar a la aplicación. Nuestro estado de ánimo está coloreando nuestras interpretaciones de lo que vemos y pensamos. Un mejor pasatiempo es buscar contacto de otra manera, por ejemplo llamar o ver a un amigo.

4. Estar presente en momentos importantes. El hecho de que la tecnología nos puede hacer sentir mal no se debe necesariamente a la tecnología en sí, sino porque a veces nos roba el enfoque de algo que nos haría sentir mejor si acabamos de notarlo. Por ejemplo, desperdiciamos tiempo mirando el teléfono en lugar de hablar con la familia sobre cómo ha sido el día o acurrucarnos con la mascota. O quizás estás viendo una puesta de sol fantástica, pero en lugar de disfrutarlo, te concentras en elegir el filtro perfecto para la foto en Instagram.

Intenta durante unas semanas de no compartir nada en el momento. Si es algo que te gustaría compartir, toma una foto, pero espera para publicarla para más adelante.

5. Deja el teléfono lejos de tí. Debido a que el teléfono está asociado con tanta distracción, puede ser suficiente tenerlo a la vista para buscar tu atención. Muchos tienen el teléfono frente a ellos sobre la mesa durante reuniones de trabajo o cenando con la familia. Trata de tenerlo en tu bolsa o chaqueta o en otra habitación. Quizás al principio te sientes incómodo y te preocupas si te pierdes algo importante. Al igual que dejar de fumar, es un período de destete. Después de los primeros síntomas de abstinencia, es más fácil estar en el momento, y tal vez sea incluso más fácil respirar.

ACTUALIZACIONES GRATIS