ACTUALIZACIONES GRATIS

jueves, enero 14, 2016

Qué es la terapia asistida por ordenador? Pros y Contras?

SUSCRÍBETE

La psicoterapia asistida por ordenador (PAO)

La psicoterapia asistida por ordenador (PAO) se define como cualquier sistema informático que ayude a los profesionales de la salud mental a diseñar y/ o aplicar tratamientos.

No siempre que la psicoterapia y los ordenadores se encuentran puede hablarse de psicoterapia asistida por ordenador, para ello es necesario que el sistema informático tome alguna decisión en función de la información que le proporcione el paciente.

Por ejemplo, completar un cuestionario, para poder pasar al siguiente módulo del programa terapéutico. Esta definición excluye los sistemas de videoconferencia, teléfono o correo electrónico, que agilizan la comunicación entre el terapeuta y el paciente, pero no toman ninguna decisión sobre el tratamiento. La interacción entre el paciente y el sistema informático es la clave de esta definición.

Los sistemas de psicoterapia asistida por ordenador pueden ejecutarse en una gran variedad de dispositivos, tales como ordenadores de sobremesa, ordenadores portátiles, teléfonos móviles, consolas, dispositivos de realidad virtual, etc., aportando los siguientes beneficios:
Aquí puedes encontrar una selección de referencias bibliográficas y a estudios clínicos que puedes consultar.
Algunos estudios clínicos y meta- análisis de TCC computarizada en atención primaria aquí.
Algunas investigaciones sobre la TCC asistida por ordenador para Ansiedad y Pánico aquí.

Mejorar la eficacia y eficiencia de la intervención

Aumentar la fiabilidad de los instrumentos y la validez de la evaluación Reducir la necesidad de terapeutas para llevar a cabo tareas rutinarias Mejorar la experiencia terapéutica haciéndola más agradable o atractiva. Aumenta la motivación y adherencia del paciente

Facilitar el registro y análisis de datos, así como la generación de informes

La psicoterapia asistida por ordenador es la evolución lógica de la biblioterapia. El fundamento de estos sistemas es similar al de los libros auto-guiados. Básicamente, la idea es que el lector toma decisiones en los puntos clave y estas decisiones afectan a cómo se desarrolla la historia hasta el final.

Aplicado a un libro de autoayuda, se trataría de añadir de forma encapsulada el conocimiento clínico necesario para realizar intervenciones focalizadas, en función de un árbol de decisión previamente diseñado. Finalmente, se llega a un punto en que cada lector tiene ante sí un único camino terapéutico basado en su propio perfil.

El problema de publicar un libro como éste es que hay un gran número de posibles condiciones, síntomas, causas, comportamientos, pensamientos, etc El libro sería demasiado complicado de usar y de diseñar. Sin embargo, la idea es buena y perfectamente adecuada para su implementación en forma de software. Esto, en pocas palabras, es una de las ideas clave que encontramos tras el concepto de terapia computerizada. En cierto modo podemos considerarla una progresión natural del paradigma de auto-ayuda de orientación cognitivo conductual.

Algunas formas de terapia, como la terapia cognitivo-conductual (TCC), son especialmente adecuadas para este tipo de entrega algorítmica. Sin embargo, otras técnicas de terapia , como las que dependen más de la relación terapeuta/cliente , son mucho más difíciles de automatizar Una moderna alternativa a los manuales de autoayuda son los ordenadores (Andersson & Carlbring, 2003; King & Moreggi, 1998; Smith & Senior, 2001; Ström, 2003).

Las intervenciones psicológicas basadas en internet, pueden ser divididas en cuatro categorías:

(1) terapia auto-administrada o auto-ayuda pura,

(2) predominantemente auto-ayuda (ej.: el terapeuta asesora y provee argumentos iniciales, y enseña cómo utilizar la herramienta de autoayuda),

(3) terapia de contacto mínimo (ej.: participación activa de un terapeuta, aunque en un grado menor que en la terapia tradicional), y

(4) terapia administrada predominantemente por terapeuta ( ej.: contacto regular con terapeuta por cierto número de sesiones, pero en conjunción con material de autoayuda (Scogin,2003).

Los programas se han utilizado con éxito en el tratamiento del dolor de cabeza (Andersson, Lundstrom, & Ström, 2003; Stöm, Pettersson, & Andersson, 2000), insomnio (Ström, Petterson, & Andersson, 2004), el distress asociado al tinnitus (Andersson, Strömgren, Ström, y Lyttkens, 2002; Kaldo, Larsen, & Andersson, 2003), depresión (Christensen, Griffiths, & Jorm, 2004; Clarke et al., 2002; Andersson et al., 2004; Marks et al.; 2003), fobia social (Carlbring et al., 2004), estrés (Zetterqvist, Maanmies, Ström, & Andersson, 2003) estrés post-traumático (Lange et al.; 2003), dolor crónico (Buhrman, Fältenhag, Ström, & Andersson, 2003), reducir factores de riesgo para trastornos de alimentación (Winzelberg et al., 2000; Zabinski et al., 2001), pérdida de peso (Tate, Jackvony, & Wing, 2003), fumar (Brandon, Collins, Juliano, & Lazev, 2000; Jerome, Fiero, & Behar, 2000), y síntomas del jet lag (Lieberman, 2003).
Generalmente, según Wright y Wright (1997), la terapia asistida por ordenador, ha tenido buena aceptación entre los pacientes. De hecho, los pacientes están más dispuestos a revelar sus planes de suicidio a un ordenador que a un ser humano (Proudfoot et al., 2003).

De acuerdo con Zabinski y colaboradores (Zabinski, Celio, Wilfley, & Taylor, 2003), las intervenciones online también ofrecen ventajas prácticas. Desaparecen las restricciones temporales y la comunicación se puede hacer de forma asincrónica. Winzelberg (Winzelberg, 1997) encontró que participantes en un grupo de apoyo electrónico, para trastornos de la alimentación, enviaban más de la mitad de los mensajes entre las 18 y las 7 horas, horas cuando la terapia tradicional no está disponible.

Posibles pros y contras de la psicoterapia asistida por ordenador

Algunas de las principales ventajas son las siguientes:

• El tiempo de administración y el coste para el sistema sanitario es mínimo, lo que permite que un número mucho mayor de pacientes pueda beneficiarse de este tratamiento.

• La medicación es con frecuencia rechazada por algunos de los pacientes, prefiriendo otras opciones alternativas no farmacológicas como ésta.

• El hecho de que la patología psiquiátrica leve pudiera ser manejada fuera de los servicios de salud mental, e incluso fuera del sistema de salud, disminuiría la estigmatización.

• Se podría utilizar como un primer filtro eficaz, permitiendo el tratamiento por el médico de familia, y posteriormente las derivaciones a salud mental se reservaran para patologías más graves. Esto disminuiría los altos costes directos e indirectos que provocan, actualmente, los problemas psiquiátricos en la sociedad.

• Es un tratamiento menos intrusivo que la terapia tradicional psicológica, ya que se focaliza en el problema concreto y apenas requiere la intervención de una persona ajena al paciente.

• Es una herramienta de fácil uso para el paciente que promueve la autoayuda y el crecimiento personal.

Sin embargo, es conveniente conocer también cuáles son las limitaciones de este tipo de psicoterapia:

• Escasez de programas de tratamiento para determinados problemas o de versiones adaptadas culturalmente a entornos diferentes al anglosajón.

• Riesgo de encontrarnos con pacientes con escaso interés, o incluso rechazo, hacia las nuevas tecnologías.

• Personas con poca capacidad de introspección pueden tener dificultades para trabajar con una terapia tan dirigida y sencilla, siendo más susceptibles de mejora a través de una psicoterapia reglada.

• En la patología psiquiátrica grave no existe evidencia que avale su eficacia.

• Un problema potencial es la falta de señales visuales y expresiones faciales que pueden ayudar a comprender las palabras y frases en el contacto cara a cara (Bloom, 1998; Childress, 2001 & Asamen, 1998; Mallen, Day, & Green, 2003). 

• Tal vez el punto más crítico es cómo las crisis psicológicas se han de identificar y de ser manejadas en las intervenciones entregadas por Internet. La necesidad de una valoración exhaustiva es especialmente importante porque el trastorno de pánico en sí, está asociado con un aumentado riesgo de intentos de suicidio (Weissman, Klerman, Markowitz, Ouellette, & et al., 1989).


La psicoterapia asistida por ordenador (PAO)

SUSCRÍBETE

No hay comentarios:

ACTUALIZACIONES GRATIS