ACTUALIZACIONES GRATIS

miércoles, agosto 15, 2012

Déficit de Atención (TDAH), ejercicio, deportes, actividad física.


El Dr. John J. Ratey, es  profesor de la Harvard Medical School y en febrero de 2010 realizó el curso Exercise and the Brain para que los participantes aprendieran a instruir a sus pacientes sobre los cambios en el cerebro y en el estado de ánimo que se producen tras el ejercicio físico aeróbico Este psiquiatra ha demostrado realizar ejercicio aeróbico en sus diferentes formas logra que  el alumno "se prepare" mejor para aprender, aumentando la atención, la motivación y el control de la impulsividad. Es autor, entre otros, del libro Spark: The Revolutionary New Science of Exercise and the Brain.


Un estudio reciente, publicado en la revistaScience, mostró que el ejercicio activo provoca en el cerebro cambios demostrables en la cantidad de receptores de dopamina o, en otras palabras, cómo influye en la bioquímica cerebral humana. Estos hallazgos invitan al optimismo ante la posibilidad de que contribuyan a  nuevos tratamientos para personas con problemas en la memoria a corto plazo como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), el ictus o la encefalomielitis miálgica.

El Dr. Ratey no pretende decir, ni dice, que el ejercicio haga a los niños más inteligentes,; simplemente los prepara para aprender mejor. Después de un ejercicio moderado, el cerebro "mejora el rendimiento" y es más eficiente por  un aumento de neurotransmisores como la dopamina, la serotonina y la norepinefrina. Éstas hormonas están relacionadas con la regulación del humor, la atención y el equilibrio mental. Propone que, desde el experimento en una escuela de Charleston,  el hacer pausas breves con mini- sesiones con ejercicio durante 10 minutos de ejercicio dentro de las aulas, sirven para mantener la atención de los niños, aunque sea temporalmente siendo más beneficiados.los más distraídos.

La memoria a corto plazo o memoria de trabajo, es la capacidad de retener información durante cortos periodos de tiempo, por ejemplo en los procesos de resolución de problemas. La dopamina es una molécula mensajera que desempeña una función primordial en este tipo de memoria. La función de la dopamina como neurotransmisor es transportar mensajes desde una célula nerviosa a otra. Los fallos en el sistema de la dopamina pueden dañar la memoria a corto plazo, daños que se asocian con una serie de disfunciones psiquiátricas y neurológicas, además de con el proceso de envejecimiento natural. 

Todos sabemos que el ejercicio es bueno para el cuerpo, pero no sabíamos que mejoraba el rendimiento cerebral. El Dr. Ratey explora la conexión entre el ejercicio y el rendimiento del cerebro y su importancia para el tratamiento con ejercicio físico del TDAH por varias razones. Casi inmediatamente, tras el ejercicio aumenta la dopamina y la norepinefrina y las mantiene durante un período de tiempo parecido al del metilfenidato (medicación para el TDAH). También  ayuda a frenar la impulsividad y posponer los deseos de gratificación inmediata. Según este especicialista, el ejercicio:

·                     Mejora el aprendizaje, el humor, la motivación y las ganas de hacer las cosas

·                     Influye en el aprendizaje directo, a nivel celular, mejorando el potencial del cerebro para acceder y procesar la información nueva. El ejercicio crea el  adecuado ambiente paralas células cerebrales

·                     Aumenta la neurogénesis, que es la producción de nuevas neuronas por la liberación de factores que fomentan la acción de las células madre

·                     Mejora la respuesta al estrés creando una resistencia interna a los factores estresantes gracias los enzimas antioxidantes propios, la reparación y reconstrucción de las proteínas, y mejorar lossistemas de eliminación de residuos tóxicos en el interior de las células nerviosas.

·                     Mejora el estado de ánimo al elevar los niveles de "nuestros neurotransmisores antidepresivos": dopamina, norepinefrina y serotonina.

El TDAH no tiene un método diagnóstico definitivo ni exacto y, a menudo,  el tratamiento con medicación es controvertido y  muchos creen, entre ellos yo, que es una enfermedad sobretratada por la presión de los laboratorios farmacéuticos que hacen su agosto con ella.

El Dr. John J. Ratey defiende que debería incluirse el ejercicio físico en el tratamiento, y que el ejercicio puede reducir o incluso eliminar la necesidad de la medicación. La razón, como se puede intuir, es sencilla tras lo dicho hasta ahora; en el TDAH el ejercicio aumenta la concentración tanto de la dopamina como de la noradrenalina, así como de otras sustancias químicas cerebrales: el mismo efecto que se consigue con la medicación. Por ese motivo el Dr. Ratey siempre ha mantenido que una dosis de ejercicio es como tomar un poco de metilfenidato o similar ; su efecto es idéntico a tomar un estimulante.

En EEUU algunas escuelas tienen pausas para hacer ejercicio cada hora, cada par de horas, o parecidas. Un paciente con TDAH podría beneficiarse de una pausa para ejercicios de 10-15 minutos cada hora, suficiente para conseguir que se acelere el pulso durante al menos unos cuantos minutos.

Cuando tenga tiempo les hablaré del Tread Desk (una cinta continua para hacer ejercicio mientras se está trabajando con el ordenador.) El paradigma del ejercicio contra la medicación es el nadador olímpico Michael Phelps, que fue diagnosticado de TDAH a los 9 años y comenzó a ser tratado con medicación. Aun así descubrió que le era imposible permanecer en la escuela. Entonces comenzó a nadar. Cuando alcanzó las 3 horas de ejercicio diario, no volvió a necesitar la medicación nunca más.

¡Bien, Dr. Ratley! aunque todavía se están realizando ensayos clínicos específicos con ejercicio y TDAH. Es evidente que hay un espectro de gravedad en este trastorno y sólo el ejercicio no sería suficiente pero se logrará que muchos menos niños vayan medicados. Eso sí, habrá que cambiar un poco, muy poco, el orden de la clase.

No hay comentarios:

ACTUALIZACIONES GRATIS