ACTUALIZACIONES GRATIS

martes, agosto 30, 2011


En el año 1956 el Dr. Albert Ellis inicia una nueva corriente en psicoterapias que hoy se conoce con el nombre de Terapia Racional Emotiva Conductual (TREC).  Algunos años después, en 1962, el Dr. Aaron T. Beck inicia una nueva propuesta en psicoterapias que denomina Terapia Cognitiva (TC)  y que muy pronto adquiriría gran prestigio por su eficacia para enfrentar la depresión y la ansiedad.  Ambas corrientes, junto con nuevos desarrollos como la Terapia de los Esquemas (Jeffrey Young) y otras nuevas orientaciones integradoras, conductuales y sociales, están comprendidas en lo que hoy podríamos denominar la “corriente cognitiva conductual” en psicoterapias.
Actualmente tanto la Terapia Cognitiva como la T.R.E.C., en sus mismas escuelas fundadoras, han superado algunas concepciones originales, han incorporado una visión constructivista, han adoptado nuevos recursos y se pueden considerar "post-racionalistas". Un destacado representante de estos nuevos conceptos es Michael Mahoney.
El paradigma de la psicología cognitiva (y las terapias cognitivas) consiste en el principio de la mediación cognitiva. Sintéticamente:  La reacción (o respuesta emotiva o conductual) ante una situación (o estímulo) está mediada por el proceso de significación (o evaluación) en relación a los objetivos (metas, deseos) de cada persona. 
Las estructuras cognitivas,  generalmente denominadas esquemas, que dan lugar a las evaluaciones y a las  respuestas,  son el resultado de predisposiciones genéticas y del aprendizaje generado a traves de las experiencias vividas, propias de cada persona. 
Toda terapia, por lo tanto implicará una modificación de estas estructuras con la consiguiente modificación de las evaluaciones que logrará una modificación de las respuestas (emotivas y/o conductuales). De esta manera, sin desconocer el enfoque médico biológico de los trastornos, sino sumándose al mismo, este modelo psicoterapéutico aporta al proceso de cambio el concepto de reaprendizaje, para lo cual puede recurrir a las teorías del aprendizaje. Entre las teorías del aprendizaje podemos citar el modelo social cognitivo de Albert Bandura (1986). Las técnicas y recursos psicoterapéuticos, basados tanto en la teoría como en la experiencia clínica, abarcan un amplio espectro, .
El enfoque cognitivo conductual es cada año más dominante entre las propuestas psicoterapéuticas  y su eficacia  en la práctica clínica es cada vez más reconocida en las investigaciones sobre diversos trastornos, tales como: depresiónadiccionesansiedadtrastorno de angustiaagorafobiafobia social,disfunciones sexuales, etc.  así como sobre muchos problemas, tales como la violencia, la ira, las inhibiciones, los conflictos de pareja y otros. 
Algunas de las características prácticas más destacadas de este modelo psicoterapéutico son:
    Su brevedad.
    Su centrado en el presente, en el problema y en su solución.
    Su carácter preventivo de futuros trastornos.
    Su estilo de cooperación entre paciente y terapeuta.
    La importancia de las tareas de auto-ayuda a realizarse entre sesiones.
Contrariamente a lo supuesto por algunos que no lo han estudiado, este enfoque apunta al acceso a estructuras muy profundas y a su modificación, con resultados comprobados  y perdurables.
La década de los 90 nos muestra adicionalmente una decidida y creciente tendencia a la integración de los aportes de las diversas corrientes psicoterapéuticas en la búsqueda de un abordaje específico y más efectivo para cada tipo de patología, con un énfasis en la prevención, el incremento de la labor interdisciplinaria y la creciente participación del enfoque de la corriente cognitiva conductual como eje de dicho proceso.
En la práctica actual ha alcanzado un gran reconocimiento la incorporación al modelo cognitivo conductual de las técnicas y recursos de las corrientes humanistas y experienciales, especialmente del psicodrama  y la terapia gestalt.  También ha sido muy importante la integración del abordaje social y el enfoque de las terapias sistémicas del M.R.I. y la investigación del proceso interpersonal paciente-terapeuta planteada por Jeremy Safran, entre otros aportes significativos. Otros enfoques incorporados han sido la terapia narrativa.(White, Epston, Gonçalves) y la terapia de los esquemas (Jeffrey Young) que aumentaron su eficacia.
BIBLIOGRAFÍA INTRODUCTORIA:Obst Camerini; J.  (2008)   La Terapia Cognitiva.   Bs.Aires: CATREC.

No hay comentarios:

ACTUALIZACIONES GRATIS