ACTUALIZACIONES GRATIS

domingo, julio 04, 2010

También se estresan con la casa y el trabajo


Los padres enfrentan hoy el mismo desafío que ellas para conciliar la vida familiar con la laboral. Un estudio americano grafica, por primera vez, el estrés que enfrentan, situación también presente en Chile.

POR NOELIA ZUNINO ERLAUER - 03/07/201r

No le quedó otra opción que postergar su reunión de trabajo. Su pareja había llamado porque no podía ir a buscar a su hija al cumpleaños que terminaría a eso de las cinco de la tarde, no había familiar a quién recurrir en ese momento, así es que tuvo que poner su mejor cara, pedir la excusas respectivas al jefe y partir. Una situación típica para la mujer que trabaja, dirá usted. No necesariamente. Porque una serie de estudios está demostrando que, hoy por hoy, los hombres se ven enfrentados cada vez con más frecuencia a circunstancias como esta y, con ello, al estrés que implica compatibilizar trabajo y familia. Como nunca antes.       
Algo que grafica muy bien el estudio "Los tiempos están cambiando,  género y generación en el trabajo y en el hogar", que en 2008 publicó el Instituto de Familia y Trabajo de Estados Unidos. Los padres de la Generación X (hoy, de entre 30 y 45 años) pasan 3,4 horas al día con sus hijos. La anterior, los llamados babyboomers, sólo compartían 2,2 horas diarias.  
Un cambio de rol que genera, por primera vez, que los padres se enfrenten  a un conflicto antes casi privativo de las mujeres: intentar compatibilizar el trabajo y la casa. No les es tarea fácil. Según el mismo estudio, en 1977, sólo el 34% de los hombres aseguraba tener problemas para equilibrar ambos aspectos de su vida. Pero en 2008, la cifra había ascendido a 45%. En 30 años no sólo aumentó el número de hombres preocupados por esta situación, sino que también sobrepasaron a las mujeres, quienes siempre han sido reconocidas por lidiar con este problema. En 2008, sólo el 39% de ellas dijo no poder compatibilizar ambos mundos, sólo cinco puntos porcentuales más que en 1977.
Un informe británico encontró el mismo fenómeno: los hombres estaban menos satisfechos que las mujeres con respecto al balance entre vida familiar y trabajo. El 69% de ellos, a diferencia del 58% de las mujeres, sentía que su empleo interfería en el desarrollo de su hogar. 
La tarea para ellos se ha complejizado. Según un estudio canadiense, los empleados que sufren de altos niveles de sobrecarga en sus múltiples roles, evidencian un aumento en los niveles de estrés. En otro estudio, el 70% de los padres trabajadores tenía dificultades para equiparar sus mundos. Los expertos aseguran que el estrés sube en ellos en la medida que asumen las expectativas sociales sobre su participación en la crianza. 
MUJER: LA CAUSA DEL CAMBIOLa ecuación es fácil. Una pareja donde ambos reciben sueldo y tienen hijos pequeños, da como resultado a un padre más estresado. Según el estudio estadounidense, los hombres casados con mujeres que también trabajan son los que experimentan la mayor angustia y conflicto para equilibrar ambos mundos (59%). Entre quienes están casados con mujeres dueñas de casa, el 50% siente lo mismo.
El cambio es muy marcado, dice el estudio. Porque en 1977, sólo el 35% de los hombres casados con mujeres que trabajaban manifestaron el mismo conflicto y con la misma intensidad. En Estados Unidos, los hogares con niños y padres en donde ambos trabajan conforman el 70% de las familias.
La causa de este fenómeno son las mujeres, su inserción en el mundo laboral y el mayor acceso a la educación. En Estados Unidos, la mitad de los grados profesionales obtenidos en las universidades la reciben ellas, al igual que en Chile. En ese país, ellas son el 50% de la fuerza laboral; en Chile, hoy el 44,5% de las mujeres trabaja, según el último informe del INE. 
En el estudio "El Nuevo Padre", publicado recientemente por Boston College, manifiestan que tanto hombres como mujeres quieren tener trabajos con grandes responsabilidades. Y los padres jóvenes buscan coordinarse en las tareas y crianza con sus mujeres, intentando que sea equitativo. 
HORARIOS POCO FLEXIBLESSegún el estudio de Estados Unidos, cada hora adicional que se trabaja en la semana influye negativamente en el ánimo. Y si en el lugar de trabajo no tienen en cuenta este nuevo rol, el panorama se vuelve más complejo. Según otra investigación estadounidense, los padres en puestos de trabajo con baja flexibilidad y autonomía son más infelices, ansiosos y con más estrés. A eso se suma que, según los especialistas, a los hombres no les acomoda pedir permisos en el trabajo. 

No hay comentarios:

ACTUALIZACIONES GRATIS